Pastéis de nata

Semejantes a los famosos Pastéis de Belém, son una exquisitez como postre o desayuno. Si has viajado a Portugal (los mejores, los de Belém en Lisboa) y no los has probado, has cometido un crimen.

Ingredientes (12 pastéis):

- 1 lámina rectangular de masa de hojaldre (la sacaremos al menos media hora antes de la nevera para poder manejarla bien)
- 100 gr. de azúcar (más otro poco para la masa)
- 60 ml. de agua
- 15 gr. de harina de trigo
- 125 ml. de leche
- 2 yemas de huevo (si fueran muy pequeños, 3 yemas)
- Cáscara de limón
- 1 rama de canela

Extendemos la masa de hojaldre y espolvoreamos un poco de azúcar. La enrollamos y la cortamos en 12 porciones como en la imagen. La dejamos reposar.

En una cacerola, echamos el agua con el azúcar y lo llevamos a ebullición, moviendo con frecuencia. Dejamos que hierva a fuego medio / bajo unos 4 minutos. Dejamos que se temple.

Deshacemos bien la harina en un poco de la leche en un vaso. El resto, lo llevamos a ebullición con la piel del limón y la rama de canela. Nada más comenzar a hervir, añadimos la leche con la harina disuelta y hervimos moviendo hasta que coja consistencia. Añadimos poco a poco el almíbar sin dejar de mover y a continuación las claras medio batidas. Hervimos sin dejar de mover hasta obtener unas natillas, espesas pero manejables. Si no queda una crema suave (como me pasó a mí en los de la foto), pasar la batidora un momento; no es que se estropee el plato, pero queda más suave y agradable a la vista.

Mientras se enfría un poco la crema, damos forma a la masa de hojaldre y la ponemos en moldes para magdalenas (el tamaño ideal es de 5 cm inferior y 7 superior). Para que quede mejor, se aplasta cada cilindro por el centro y se va moldeando.

Mientras precalentamos el horno a 220º, arriba y abajo y sin ventilador. Metemos la crema en el hojaldre sin llenarlo del todo.

Hornearemos entre 15 y 20 minutos en la parte media. Si no quedasen con el típico color oscuro del grill, podemos ponerlos en la parte alta solo con grill unos minutos o terminando de dorarlos con un soplete de cocina (es lo que he hecho hoy).


Espaguetis vegetales

Se trata de hacer un plato bajo en calorías, pero sano y sin renunciar al sabor. Puede ser una forma de tomar verdura para aquellos más reticentes.


Ingredientes (por persona):

- Unos 150 gr. de calabacín limpio y sin pelar
- Unos 80 de zanahoria (mejor si son gordas, para hacer bien las hélices)
- Agua
- Sal
- Tomate frito o salsa boloñesa

En primer lugar, señalar que la parte vegetal no aportará apenas ni 60 calorías, por lo que el grueso de la energía por ración será el acompañamiento. Como ejemplo, si usamos la salsa boloñesa de Knorr, esta aportará solo 80 Kilocalorías por cada 100 gr., por lo que un plato generoso tendrá poco más de 200 Kcalorías por ración.

El truco para los espaguetis vegetales será el accesorio para cortarlos en hélice, que nos costará entre 5 y 12 euros, dependiendo de si se compra en una web china o se adquiere por Amazon (para encontrarlo, basta con poner en la búsqueda "cortador espiral verduras") o una tienda de accesorios de cocina.

Mientras se pone a hervir una cacerola con abundante agua y sal, cortamos el calabacín y la zabahoria. En la imagen, se puede ver que he usado un cortador de los más económicos y sencillos, de 9€. Con este es suficiente.

Cuando el agua hierva, se echa la verdura y se mantiene el fuego fuerte. Nada más comenzar a hervir de nuevo, se saca y se escurre con abundante agua fría. Es lo que se llama escaldar la verdura, que hace que no se tome cruda, pero mantenga vitaminas y no quede excesivamente blanda (en el caso del calabacín, quedaría casi deshecho si se hierve del todo).

Con la verdura bien escurrida, podemos rectificarla de sal y repartir en los platos, tras lo que se echará el tomate frito, boloñesa o la salsa elegida y se calentará al gusto en microondas, ya que, aunque la salsa esté caliente, la verdura se habrá enfriado mucho.