Zamburiñas a la plancha

Aunque hay quien las confunde con vieiras pequeñas, las zamburiñas no son lo mismo, e incluso me atrevería a decir que son más delicadas y sabrosas que sus primas mayores.

Podrás encontrarlas ya limpias y congeladas o frescas sin limpiar. Si son frescas, no las compres nunca ya limpias, salvo que se trate de alguien de absoluta confianza, pues deben consumirse en el día una vez abiertas.

Ingredientes:

- Zamburiñas. Calcula que en un kilo de zamburiñas frescas de tamaño medio te entrarán entre 40 o 50.
- Sal.
- Aceite de oliva virgen.
- Limón.
- perejil picado.

Si tienes que limpiar las zamburiñas, ábrelas un poco y ayúdate de un cuchillo para separar la carne de una de las conchas, dejándola en la otra media sin separarla.


Tendrás que quitarle, con la ayuda de un cuchillo redondo, la bolsita negra que tienen en la parte más próxima a la unión de las dos conchas, así como la babilla que puedan tener, dejando sólo la parte de carne blanca y la anaranjada (en la imagen muestro una limpia y otra sin limpiar).

Echa un poco de sal en cada zamburiña y pásalas por una sartén grande con un buen chorro de aceite. Uno o dos minutos por la parte de la carne y un poco, antes de sacarlas, por la de la concha.

Cuando se hayan hecho todas, añade al aceite que quede en la sartén el perejil picado y unas gotas de zumo de limón; lo calientas y echas un poco en cada zamburiña con la ayuda de una cucharilla.

Se sirven inmediatamente.