Pote asturiano

Como otros muchos guisos, el origen del pote asturiano es el de aprovechar sobras, en este caso de fabada, pero merece poder hacerse y disfrutarse aunque no tengas restos. Conviene hacerlo un día antes.

Ingredientes (4 personas):
- 250 gr. de fabes, en remojo desde al menos 12 horas antes.
- Compagno de fabada: una pieza de cada, para que no de excesivo sabor. Pongamos que una morcilla, un chorizo y un pedazo de panceta.
- 1 hueso de jamón.
- 1 Pastilla de caldo de carne.
- 1 Berza limpia, sin el tronco central de la hoja, en trozos pequeños y escaldada (si puedes conseguir más de una se pueden congelar una vez escaldadas).
- 1 Patata grande.
- Pimentón dulce.
- Agua.
- Sal.

En una cacerola grande, echa las fabes con el agua con la que las has tenido en remojo, el chorizo, la morcilla, la panceta, el hueso del jamón y la pastilla de caldo de carne. Durante la primera media hora, cada vez que rompa a hervir, añade medio vaso de agua fría para romper la cocción; eso hará que la faba se haga bien y no se despelleje.


Pasadas un par de horas cociendo a fuego medio y tapado, sacamos el chorizo, la panceta y el hueso del jamón. troceamos los dos primeros y sacamos el jamón que tuviese el hueso, troceándolo también e incorporándolo todo al guiso (la morcilla no se trocea para que no se rompa). Le añadimos una cucharada de pimentón y la berza, continuando la cocción hasta que la fabas estén tiernas, pero antes de que estén tan blandas como para romperse. Es el momento de retirar toda la grasa de la superficie, añadir agua hasta completar al gusto (es un plato de cuchara), comprobar de sal, añadir la patata en trozos chascados para que ligue el caldo y cocer hasta que esté hecha.

A la hora de servir, se trocea la morcilla y se sirve aparte para que cada uno se eche lo que quiera.