Caracoles andaluces

Antes de comenzar, señalar que, en muchas regiones españolas, se conoce como "caracoles" a los de tamaño más pequeño (como los de esta receta), llamando "cabrillas" a los de mayor tamaño.

Ingredientes:

- 1/2 Kg. de caracoles cocidos. Pueden comprarse frescos, lavarlos bien y cocerlos o buscar en grandes superficies bolsas con los caracoles ya cocidos (como en la imagen).
- 1/2 Cebolla.
- 1/2 Pimiento verde.
- 1 Tomate pequeño.
- 1 o 2 hojas de hierbabuena (menta).
- 1 Guindilla.
- Agua.
- Aceite de oliva.
- Sal.

Se pican bien el pimiento, la cebolla y el tomate y se ponen a pochar con un chorro de aceite, añadiendo sal.
Cuando está hecho (la cebolla transparente y el pimiento blando), se pasa por el pasapuré o se le añade un vaso de agua, se pasa por la batidora y se tamiza en un chino; el caso es que el caldo no tenga pieles y quede homogéneo y suelto.
Se lavan los caracoles ya cocidos y se echan en una cazuela con las verduras pasadas, se echa sal, la hierbabuena, la guindilla partida y se cubren con agua.
Se deja hervir a fuego medio hasta que el caldo ha tomado el sabor de los caracoles. Hay que tener en cuenta que los caracoles no se cuecen con sal (ni siquiera tienen sal los comprados), por lo que absorberán sal, y hay que probarlos antes de dar por finalizado el caldo por si hubiesen quedado sosos.
El plato está mejor de un día para otro.