Pastas caseras de mantequilla

La receta original es del libro de Simone Ortega, pero es una receta tan tradicional ya en mi casa, que me apetecía compartirla

Ingredientes (dependiendo del tamaño, entre 30 y 50 galletas):

- 250 gr de harina
- 100 gr de mantequilla
- 125 gr de azúcar
- 1 huevo completo y la yema de otro
- 1 cucharada sopera rasa de levadura química (la que no es de panadería)
- 1 cucharada sopera de leche fría
- 1 cuchara de café de cacao puro en polvo (solo si queremos hacer una parte de chocolate)

En un bol se mezclan bien la mantequilla blanda (se puede poner 20 o 30 segundos en el microondas), el azúcar y los huevos, mezclando bien hasta que quede sin grumos (se puede usar un mezclador de varillas).

Entretanto, se mezcla bien la harina con la levadura y se va incorporando poco a poco mientras se remueve con una cuchara de madera (no con la de varillas, pues la masa adquiere espesor). Se añade la cucharada de leche y se sigue amasando con la cuchara hasta que queda homogénea.

Sobre la bandeja del horno, untada con un poco de mantequilla o con un papel especial de horno (recomendable, pues mancha menos), se va haciendo la forma a las pastas, bien con una manga pastelera o, simplemente, haciendo unas bolas de un par de centímetros y aplastándolas sobre la bandeja para que queden con forma de pastas redondas. Para manipular la masa, puede hacer falta echarse un poco de harina en las manos, pues se pega mucho. Hay que tener cuidado y hacerlas más bien pequeñas y con la separación suficiente entre ellas, pues las pastas casi triplicarán su tamaño.

Ponemos la bandeja en la parte media / baja del horno, previamente recalentado a 170º, y programamos 15 minutos, durante los cuales no debemos abrir el horno para que no deje de subir la masa
. Las pastas no tienen que dorarse apenas.

Lo normal es que tengamos que hacer dos hornadas para las cantidades de la receta, ya que, insisto, hay que dejar espacio entre las pastas para que no se junten unas con otras al crecer en el horno.

En las de la imagen, en la mitad de la masa mezclé una cuchara de café de cacao puro en polvo.