Calabacín rebozado con miel

En realidad no es una receta mía: acabo de tomarla en un restaurante de la cadena "Cañas y Tapas".

Se trata simplemente de pelar, salar y rebozar el calabacín, cortado en trozos de no más de medio centímetro de grosor y, una vez frito, echarle por encima un poco de miel a cada uno.

Se toma caliente.

Utiliza el método que más te guste para rebozar (harina y huevo, Rebocina o preparado para tempura) y disfruta de la mezcla de sabores que, créeme, merece la pena